¡Ojo Calvino! La ‘lengua de pájaro’ amenaza a la economía


“Vamos muy mal este ano, está todo el trigo y la cebada como lengua de pájaro”. Ese e el lamento que más se oye estos días entre los agricultores cuando afrontan la cosecha de sus campos de secano, azotados por una semana de fogo em el mes de junio que ha dejadolas espigas del campo adio hacer y rendimiento hectárea bajo de cada medio, a base de granos fofos, pequeños e escurridos. Eso para los que sembraron temprano o en su momento, porque al cereal tardío en muchos casos no le ha dado tiempo ni a granar. Y si no se cosecha o se recoge solo ‘lengua de pájaro’, se ingresa menos o se pierde dinero, justo en el año en el que más caro están los carburantes para la maquinaria, las semillas y los fertilizantes. Algunas organizaciones agrarias estiman una rebaja de hasta el 50% en la cosecha de cereal de este ano, pero esa media supone que muitos agricultores não van a coger nada o, com suerte saldrán comidos por servidores entre o gasto e o ganado, algo injusto tras tantas horas de removedor de terrones.

Este cuadro tan costumbrista y tipic de los años de mala cosecha en la press local tiene esta vez más trascendencia de la que parece, porque não olvidemos que la escasez de materias basicas como los cereais supone una elevação significativa de seu preço de origem, para que los agricultores profissionais puedan subsistir, sin tener que um segundo sueldo como carteros rurais de verano ou camareros, as salidas típicas de la España vacía. Y aunqueca muy alejado de altas cuitas de la luzeconomía, tem la ministra de Economía algo debería ser muy macroicamente por o desastre que se espera no campo este ano que, paradój, tem la misma causa que as subidas do precio de la precio de la : la ola de calor, la calima y la falta de viento y agua. Una mala cosecha supõe pagar mas caro na origem e manter todos os preços dos alimentos nas linhas dos supermercados durante mais tempo do que quisiéramos, o que unido à tensão no custo da energia, que não há podido parar ni el tope al gas, marcará una inflación por encima de lo previstoquando menos, durante o segundo semestre do ano e boa parte do participante, algo nada bom para os planos de Calviño.

Un buen amigo se alarma esta semana por ter pago 7,47 euros por media sandía, la fruta más popular (y necesaria) del verano. Para quienes han nacido en el euro, puede parecer algo normal y seguro que ese es su precio lógico incluso con un escueto margen para el frutero, que ve como cada día se encarece todo más en los ‘mercas’ y se tienta la ropa antes de carregar algo que vai a tener complicado, no vender, sino por qué es tan caro a sus clientes. Pero para quienes nacimos y vivimos com la peseta, ¿nos hemos parado a pensar que esa media sandía cuesta algo más de 1.240 pesetas de las de antes? Es decir, casi 2.500 la sandía entera. Con lo que vale ahora una sandía se pasaba hace poco más de décadas una buena noche de fiesta, sin alardes, pero con buenas opciones. Este cuadro, que también puede parecer costumbrista, viejuno o chabacano, también tiene una parte de alarma de algo está passando com os precios y el consumo que se nos va de las manospor mais previsões que você quer fazer desde os departamentos de estudos de Gobierno, as instituições ou as grandes empresas.

Lo más preocupantes de hoje esta cadeia de despropósitos com os precios de la luz y de los alimentos es que, por el momento, el que mueve los hilos es Putin y hace la guerra a su antojo, aunque él y los suyos lo llamen “operación especial en Ucrania”. Por un lado, manejando el grifo del gas, ha hecho que en imperios como Alemania o Francia se empiece a hablar ya de racionamiento energético, algo de cuya cruza no nos daremos cuenta en España hasta que intentemos encender la luz ou poner la ducha y no funcionar, porque somos Europa y habrá que compartir penurias energéticas com nuestros socios cuando peor lo estén pasando, igual que ellos nos ayudaron a consolidar nuestra economía cuando somos una democracia recién estrenada. Por outro lado, manejando el granero ruso y ucraniano del trigo, la cebada y el maíz, Putin también va a ser quien decida a qué precios debemos pagar lo que comemosou si hay tanta hambruna nos países em desarrollo como para que a imigração se dispare hacia el supuesto beenestar del Viejo Continente y agobie más la situação.

Mientras la tormenta perfecta se cierne sobre una economía española asfixiada for la deuda public and with la mayor inestabilidad policy policy, nos enfrentamos a media Europa para poner en marcha una ‘excepción ibérica’ que não funciona, em plena guerra com umas companhias elétricas que tienen mais resorts que cualquier Gobierno para salirse siempre con la suya, y con la amenaza cada vez mais real de un corte de gas de Argelia que nos podría meter de lleno y antes de tiempo no grupo de los socios europeos en racionamiento. En España y en Europa tenemos grandes male, pero no les estamos poniendo grandes remedios, solo desaciertos y política oportunista. Ao final, la mala cosecha, la luz y la inflación van a ser lo de menos, porque todos tendemremos que tragar con ‘lengua de pájaro’.


Source: LA INFORMACIÓN – Lo último by www.lainformacion.com.

*The article has been translated based on the content of LA INFORMACIÓN – Lo último by www.lainformacion.com. If there is any problem regarding the content, copyright, please leave a report below the article. We will try to process as quickly as possible to protect the rights of the author. Thank you very much!

*We just want readers to access information more quickly and easily with other multilingual content, instead of information only available in a certain language.

*We always respect the copyright of the content of the author and always include the original link of the source article.If the author disagrees, just leave the report below the article, the article will be edited or deleted at the request of the author. Thanks very much! Best regards!